Splash_Mockup.jpg

¡Splash! Carpa en el agua

En marzo de 2020, tomé un camión a Acapulco con unas amigas para pasar allá el fin de semana largo. Había noticias de un virus misterioso; recomendaciones de lavarse las manos y evitar ver a otros humanos, pero todo se sentía lejano e irreal. 

Pasamos horas junto a la alberca en el chisme, corriendo al mar quemándonos las suelas de los pies, acostándonos en la orilla del mar dejando que las olas nos cubrieran hasta los hombros, aventándonos agua, jugando volleyball dentro de la alberca, dibujando cartas del tarot y palmeras bajo una palapa en la arena, riéndonos todo el tiempo y coleccionando pecas y bronceados.

Una noche en la alberca, con la noticia que la uni había cerrado por el virus -de repente fue como estar en Hogwarts, con el virus tomando el rol del basilisco-, estuvimos horas viendo las palmeras, la luna, la luz azul aguamarina de la alberca, pensando en cuándo regresaríamos a los talleres, cuándo volveríamos a Capeltic por un café, cuándo existiría una vacuna y cuánto tardarían en hacerla, cómo encontraríamos la CDMX después de todas las noticias apocalípticas que habíamos estado escuchando (y al mismo tiempo evitando escuchar para que fuera menos real) duarante el fin de semana. 

Esa noche antes de regresar a la Ciudad de México, nadando en la alberca bajo las estrellas, grabé esa imagen en mi mente: la escena perfecta, la antítesis del escenario apocalíptico que se escuchaba en las noticias. 

En el verano de ese año, hice una serie de cuatro escenas en acuarela de ese fin de semana.

Año: 2017 

Pieza realizada en clase de 

Alberca al sol, 2020, acuarela sobre papel, 28x18cm 

w-aisladaAlberca-al-sol.jpg

Daiquiris, 2020, acuarela sobre papel, 18x28cm 

WAislada-Alberca.jpg

Alberca bajo las estrellas, 2020, acuarela sobre papel, 28x18cm 

WaisladaAlberca-Plata.jpg

Alberca bajo las estrellas | Agua de plata, 2020, acuarela sobre papel, 28x18cm